Secret Lovers

Saint Seiya Yaoi
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 +La Historia+ Nuestro presente en Secret Gothic

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Angelus_Shun
Administradora - Angelique Dómine (Detective)
avatar

Cantidad de envíos : 912
Edad : 24
Fecha de inscripción : 17/02/2008

MensajeTema: +La Historia+ Nuestro presente en Secret Gothic   Vie Jul 25, 2008 2:27 am













***Historia Original por Emerald Miracles (Favole)***





Londres, 18 de Agosto de 1887




Esta parece ser otra noche tranquila, no falta mucho para arribar a ciudad, solo unos pocos metros más y si todo marchare bien estaremos llegando antes del amanecer.

En el interior del crucero, una de las más lujosas fiestas tiene lugar “La Mascarada de Carnaval”. Nunca he sido testigo de algo tan esplendoroso, como ahora.

El salón de baile es enorme, casi como el interior de un palacio, todo luce armoniosamente decorado, desde las paredes hasta el más mínimo detalle en las vajillas. Unos delicados manteles blancos cubren cuidadosamente, las mesas.

Sobre las escaleras del salón, alfombras de terciopelo rojo se disponen al paso de estas distinguidas personas, mientras sus lujosos atuendos son resaltados por la tenue luz de los candelabros.

Una música, casi angelical por parte de la orquesta, acompaña el baile, haciendo aún más perfecto todo, deleitando nuestros sentidos.

Debería sentirme feliz de poder ser testigo de esto pero no … Mi única felicidad es verla de nuevo a ella, quien es la mayor de mis alegrías y ahora solo me acompaña su recuerdo, mi querida nieta, solo unas horas más y estaré contigo …

-¡Señor! … ¡Señor! (El llamado de uno de los guardias, me aleja de mis pensamientos un instante) Tenemos un problema, parece que nuestros fusibles están fallando.

-¿¡Cómo es eso posible!? ¡Ordené revisarlos antes de partir!

-Y lo hicimos señor pero todo estaba bien, entonces

-¡De inmediato, bajen a revisar!

-¡Como ordene, mi capitán!

Un inconveniente imprevisto, nada grave pero esta gente, no tolera errores. Me dirijo al salón para comunicarles, nuestro impedimento, aunque ya comienzan alterarse.

-Damas y caballeros, lamento interrumpir pero no se impacienten esta molestia será momentánea.

-¿¿¿Momentánea??? ¡Ja! ¡¡¡Eso dices!!! ¿Con quién piensa Ud. que esta tratado?

-Es verdad hemos pagado fortunas por un crucero digno y ¡ahora esto! ¿Es una burla?

-Solo les pido unos segundos de paciencia, estamos trabajando para su mayor comodidad

Me retiro con una reverencia en vano es quedarme a discutir. No soy capitán de este barco por nada a lo largo de mis viajes, he aprendido a escuchar y si algo, me molesta callar.

-¡Capitán! ¡Capitán! Disculpe señor, el salón no es solo el problema, parece que las instalaciones de todo el barco están sufriendo lo mismo.

-¡Solo esto, nos faltaba! ¿Qué pudo haber sucedido? Ya envié a Jeshua a controlar los dispositivos principales, seguramente un desajuste. Por favor, Cristopher, comunícale a tu compañero que el desperfecto es general, mientras tanto revisaré las instalaciones externas.

-¡Sí, mi capitán!

Comienzo a caminar atentamente, tratando de localizar algún cortocircuito que pudiera estar fallando pero todo, parece estar en orden.

Una ráfaga de aire frío se avecina y una extraña neblina aparece de la nada. No me sorprende son normales estos fenómenos en alta mar pero debemos ser precavidos y solucionar este percance, cuanto antes.

Recorro el barco con cuidado pero al subir el segundo piso, descubro uno de los cuartos de nuestros pasajeros abiertos, toda la habitación luce desprolija, sabanas y restos de muebles se dispersan por el piso, como si alguien hubiera estado buscando, desesperadamente algo …

De repente la luz vuelve, seguramente Jeshua y Cristopher lograron estabilizar los fusibles.
Me dispongo a comunicar a nuestros pasajeros que el inconveniente se había solucionado y casi simétricamente a mis palabras, la orquesta vuelve a comenzar, nuevas risas inundan el ambiente de inmediato, el baile retoma su curso.

A pesar de mi supuesta tranquilidad, me inquieta, lo que pudo haber sucedido. De inmediato voy en busca de mis guardias para comunicarles la situación, aparentemente tenemos un ladrón entre nosotros.

La fiesta continúa pero esta vez, ya no siento la música y una ráfaga fría se apodera ahora de mi cuerpo, cuando al descender las escaleras encuentro rastros de sangre, provenientes del sótano. Mi corazón se estremece, bajo con cuidado pero no estaba preparado para lo que mis ojos vieran …

Trato de iluminar aún más el lugar con mi linterna pero resbalo, cayendo escaleras abajo. Me levanto con cuidado, mi cabeza da vueltas, creo que me he lastimado, unas gotas de sangre recorren mi frente. Volteo para ver con qué pude haber tropezado pero mi rostro se cubre de espanto al descubrir en el suelo, el brazo de uno de mis hombres.

Retrocedo aterrorizado para chocar con unas de las mesas en donde el resto de su cuerpo descansa, mutilado, sin vida, pálido, cubierto de sangre. Sus ojos abiertos conservan la expresión de terror que aún acompaña su mirada.

Subo de inmediato, desesperado a buscar ayuda, desde mi cabina podré alertar a los pasajeros pero mis pasos se detienen al escuchar un ruido, como un crujido, proveniente del interior. Abro la puerta lentamente, asomándome con cuidado …

-¡Oh Dios! ¡Esto no es posible! Puedo sentirme empalidecer al observar a Cristopher agonizar con el último de voz que le resta.

Esas cosas … lo sostienen de ambos brazos, mordiendo ambos lados de su cuello, mientras rastros de sangre recorren su cuerpo. Tomo mi arma e ingreso sin pensarlo.

-¿¡Que demonios hacen!? ¡Suelten a Cristopher ó los mato!

Las orbes de aquel muchacho se posan unos segundos en mí, casi suplicantes :

-Capitán … señor … yo … lo lamento …

Lagrimas inundan mis ojos era apenas un niño y ahora estaba muriendo.

-¿Por qué no te nos une, abuelo? ¡Claro, como alimento!

Un hombre, casi un muchacho de edad igual a la de mi guardia se encontraba con aquellas mujeres de garras y dientes filosos al decir esto, jala la cabeza de Cristopher hacia atrás, mordiendo con violencia su garganta, desangrándolo por completo ante mí. Sin dudarlo jalo del gatillo pero …

-¡Jajaja! No te sirve de nada hacerte el héroe, no puedes matar lo que ya esta muerto ¡anciano estúpido!
Mi disparo, no le hizo el menor daño. Su mano me ahorca, no puedo respirar su fuerza es impresionante …

-Gracias por el banquete, capitán ó es que ¿quieres vivir? Puedo ver en tus ojos, el deseo de vivir pero por qué ¿por ti? (se acerca aún más hacia mi rostro y casi puedo sentir su aliento recaer sobre mi) ¡Por ella! ¡¡¡Por ella quieres vivir!!! Tú nos llevaras hacia allí, abuelo, no te preocupes, la cuidaremos.

Es como si pudiera leer mis pensamientos, sin vacilar jalo del gatillo, una vez más apuntando directamente a su pecho, solo consigo que me suelte y de inmediato salgo de allí, trabando la entrada.
Llego a cubierta, todos se encuentran en el salón de baile debo advertirles, tomo el altavoz pero el cable esta cortado.
De la nada aparece nuevamente, sonriente, divertido, aplaudiendo mi desesperación.

-Muy bien capitán … ¿Cómo es el dicho? ¿El capitán muere con el barco? ó … ¿Es el ultimo en morir? (exclama caminando hacia mi y entregándome la otra mitad del cable) Anuncia esto :

- “Este barco, esta maldito”


Corro hacia la puerta, solo me observa desde atrás, riendo de mi consternación.

Llego al salón principal, abatido, no tengo fuerzas, ni para gritar …

-¡¡¡Auxilio!!! ¡¡¡Auxilio!!! ¡¡¡Estamos en peligro!!!

De repente las luces se apagan y puedo sentir los vidrios del lugar estallar.
En segundos, todo el barco se sumerge en gritos desgarradores, ilumino con mi linterna y ellos atacan …. los atacan sobre las mesas, despedazándolos, alimentándose como animales salvajes de sus vidas.

Una mano cubre mi boca …

-¡¡¡Los comen!!! … ¡¡¡los comen vivos!!! ¡¡¡Alguien ayudemeee!!!

¡Nada puedo hacer! … Nada puedo ….




" Londres, 18 de Agosto de 1887


Esta parece ser otra noche tranquila, no falta mucho para arribar a ciudad, solo unos pocos metros más y si todo marchare bien estaremos llegando antes del amanecer.

En el interior del crucero una de las más lujosas fiestas tiene lugar “La Mascarada de Carnaval”. Nunca he sido testigo de algo tan esplendoroso, como ahora.

Debería sentirme feliz de poder ser testigo de esto pero no … Mi única felicidad es verla de nuevo a ella, quien es la mayor de mis alegrías y ahora solo me acompaña su recuerdo, mi querida nieta, solo unas horas más y estaré contigo …”



Aún es de noche a pocos minutos del amanecer cerca de la playa, junto al puerto, descansa el cuerpo de un hombre mayor, completamente mojado a las orillas del mar, casi no respira y su semblante luce pálido, solo se pueden oír algunos leves gemidos …

-Esmeralda … alguien … ayuda … (aún sus labios pronuncian el nombre de quien más deseaba ver)

Un joven de rizada cabellera rojiza y mirada fría se acerca hacia él …

-Ayuda ... por favor … (suplica, el anciano extendiendo su mano)

El joven toma asiento sobre una roca y solo se detiene a observarlo en silencio.

-Vas a morir y lo sabes ¿verdad?

El anciano intenta visualizarlo con sus últimas fuerzas.

-Ellos mataron a todos en el barco … son bestias que se alimentan de la sangre de los humanos y vienen hacia aquí …

-¡No hables! Solo aceleras tu muerte (pronuncia cubriéndolo con su aterciopelada capa, apartándolo un poco de las orillas del mar) Estas congelado, nadaste hasta aquí, eso fue valiente de tu parte pero cometiste suicidio. Además, no queda ya, donde escapar …

Con lagrimas en los ojos el capitán, le entrega un pequeño bolso de cuero que llevaba consigo, amarrado a su cintura …

-¡Sálvala! Dile que esta en peligro que debe abandonar la ciudad, lo antes posible. No importa que yo muera pero por favor, te lo ruego, sálvala es todo lo que tengo.

El misterioso joven, busca en su interior y encuentra el diario del capitán, junto a un medallón en donde a pesar de la humedad aún se distingue el retrato de aquella muchacha.

-¡Encuéntrela, por favor! Deme su palabra …

-La encontraré … puede estar seguro de ello

En un último suspiro, el corazón del hombre se detiene, sumergiéndose en el sueño eterno.

-Por eso, existimos los inmortales para vencer la barrera entre la vida y la muerte (afirma, cerrando los ojos de aquel hombre) No hay lugar que escape a la oscuridad y esas bestias, como tu, las denominas es a una de ellas a la que acabas de entregar a tu nieta.

Cuantos siglos sin vernos, mi dama. Una vez más el destino nos reúne y para ser honesto, ya me estoy cansando de este circulo vicioso.


“ Ellos mataron a todos en el barco … son bestias que se alimentan de la sangre de los humanos y vienen hacia aquí …”



Una efímera silueta se desvanece entre la espesa niebla del alba, tan silenciosa y enigmática, como había llegado.

El mar vestía de luto en un atroz y oscuro silencio, donde a lo lejos aún podían distinguirse los gemidos de desesperación de mas de cientos de almas en pena, ahora esclavas de la noche y de una voracidad salvaje, deseosa por saciar su hambre. La muerte había llegado a la ciudad, desvaneciendo cualquier esperanza de vida.

Un barco arribaba a puerto con los primeros rayos de sol, lo que quedaba de él … la soledad … la incertidumbre… la agonía. En sus paredes aún podían divisarse, las manchas de sangre de los que habían sido sus pasajeros, quizás en un inútil intento por escapar.

Su cubierta tenía ahora como protagonistas, decenas de cadáveres, salvajemente mutilados, algunos todavía gimiendo, resistiendo con sus últimas fuerzas, la inevitable muerte.

-¡Inglaterra, tierra de oportunidades! ¡Por fin llegamos! (exclama felizmente un muchacho de zafiros ojos y lujosas vestimentas al descender de la nave)
Sé que el crucero fue de su completo agrado pero puedo asegurarles que aquí, la pasaremos mejor. Caballeros … damas … sus impresiones, por favor …

Algunos de ellos comienzan a asomarse, se trata de hombres y mujeres de apariencia humana pero instinto animal. Sus ojos parecen no saciarse a pesar de estar cubiertos por la sangre de sus victimas.

-¡De prisa gente! ¡Tenemos que aprovechar el día! (pronuncia entre risas) ¿Quién fue el necio que inventó esa tontería que nos daña el sol?


" De apariencia humana, muertos que caminan, criaturas que necesitan de la sangre de otros para subsistir. Ahora, nadie esta salvo …

Hoy es el día en que las tinieblas sobrevienen a la tierra, donde toda esperanza se desvanece, donde toda vida esta muerta … "





_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://secretlovers.foroactivo.com.es
 
+La Historia+ Nuestro presente en Secret Gothic
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Secret Lovers :: Secret Lovers Gothic :: Secret Lovers Gothic :: Reglas de este RPG-
Cambiar a: